SLOW, ES UNA REVOLUCION

 

Parar el tiempo para saborear los momentos y cuidar los detalles.
El concepto SLOW es una filosofía de vida que lo impregna todo, es una forma de mirar al mundo huyendo de la esclavitud de las prisas y lo inmediato.
Paramos para tomar consciencia y disfrutar de lo que nos rodea, de cada experiencia, de cada sensación.
Dentro de esta filosofía está por ejemplo el movimiento SLOW FOOD, que reivindica practicar una dieta saludable a través de la calidad de los ingredientes, el consumo de cultivo orgánico, el respeto por la cría, el tradicional “cocinado a fuego lento”.
Pasear por los mercados seleccionando cada alimento, conversar tranquilamente con los profesionales para aprender sobre sus propiedades y la forma de cocinarlos es un sencillo placer que tenemos muy a mano.
Crear un bodegón gastronómico que despierte tus sentidos, fuente de salud y bienestar.

 

 

El movimiento SLOW pone en valor lo artesanal, las creaciones con mimo y los pequeños proyectos trabajados con amor.

 

 

En la moda, a través del movimiento SLOW FASHION, reivindica el consumo responsable a través de prendas atemporales que construyen un estilo propio más allá de las tendencias.
Prendas que duran, prendas que nos identifican, que las hacemos nuestras y las cuidamos con ilusión, como hacían nuestras abuelas con esas joyitas que encontramos en su baúles.
Prendas en tejidos especiales, que realzan nuestra belleza más natural, diseños en los que nos sentimos cómodas a la vez que coquetas.

 

 

SLOW FASHION es una moda comprometida, paralela al vertiginoso negocio industrial, que apuesta por el comercio justo y apoya la economía local en la que todos los colaboradores son protagonistas de la creación.